viernes, 2 de octubre de 2015

Jornada intensiva.


El curso pasado  escribía un artículo planteándome mis dudas entre la elección de la Jornada Intensiva y la Jornada Partida. En realidad, no tenía dudas, tenía y tengo claro que la mejor de las dos para el rendimiento escolar, lo cual es y debería ser lo más importante a la hora de la elección de una de las dos jornadas, es la intensiva. 

Soy de esas personas que pueden plantearse la elección de la jornada desde las tres perspectivas posibles: alumno, educador y madre . Y desde las tres posiciones mi respuesta es la misma, la mejor de las jornadas es la jornada intensiva o continua.

No hace falta ser un erudito, sino, simplemente, ver nuestro propio rendimiento como adultos. ¿Cómo rindes más en el trabajo? ¿Trabajando de corrido, bien sea por la mañana o por la tarde, o haciendo una parada a la hora de la comida? Yo, lo tengo clarísimo, he trabajado en ambas jornadas, y se trabaja muchísimo mejor en la primera opción, entre otras cosas porque te permite vivir más allá de las paredes del centro de trabajo la mitad del día; te permite ser persona además de trabajador.

Lo mismo ocurre con los niños, especialmente, si nos centramos en los más pequeños. Sin ir más lejos, el curso pasado pude participar en unas jornadas de puertas abiertas en el centro escolar del piojo. Unas jornadas en las que asistimos a sus clases mientras ellos trabajaban como si no estuviéramos al otro lado, y puedo asegurar que daba dolor de corazón ver a los más pequeñitos dormidos sobre la mesa. ¿Cómo no se va a dormir una criaturita de 3 años a las 3 de la tarde? 

Sí, los que abogan a favor de la Jornada Partida, dicen que son muchas horas seguidas para los niños, pero digo yo que para eso los profesionales sabrían colocar las asignaturas de las mejor forma y con los descansos adecuados entre ellas. Sin olvidarnos de los padres que no saben qué hacer con sus hijos en el caso de salir a medio día, pero ¿han de pagar nuestros hijos las culpas de nuestra imposibilidad de conciliación familiar-laboral?

No, es injusto, ellos no tienen la culpa. 

Y está claro que no todos podemos contar con abuelos que nos cuiden de los peques mientras trabajamos, yo sin ir más lejos no tengo a nadie con quien dejar al piojo, y desde el momento en que decidimos ser padres tenía claro que no me quedaría más remedio tener a alguien con quien dejarlo en caso de necesidad (alguna canguro), y que el piojo se quedaría en extra escolares.

Justo lo que debemos tener son buenas actividades extra escolares, no solo encaminadas al estudio, sino al deporte, la música, el teatro...que el peque pueda elegir algo que le motive y ayude a desconectar. 

Yo, cada día lo tengo más claro, espero que no tarden en implantar la Jornada Intensiva en Valencia, por el bien del piojo, tendrá horas suficientes para estudiar y divertirse, y porque dar ocho paseos diarios de kilómetro...bueno, vale, me ahorro el gimnasio.

Besitos Avainillados




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡¡¡El Comando piojo te da las gracias por tus comentarios!!!