lunes, 15 de septiembre de 2014

¡Nos Vamos al Cole!: Els alumnes morim de calor...

No hay comentarios:


  No podía salir de mi asombro. Atónita me quedé escuchando a Cospedal. "Ah, igual no es ella sino alguien que se le parece y eso es un monólogo"." No, Elva, tienes la sexta puesta, pero eso son las noticias". 

      Indignante, realmente indignante. ¿Cómo se puede tener la desfachatez de decir que mientras los alumnos valencianos se manifiestan porque "en Valencia hace calor, algunos estamos trabajando por buscar soluciones" cuando llevas manga larga para no tener frío por los 21grados del aire acondicionado que tienes en la sala?

    No, no se equivoque Señora Cospedal, en Valencia los estudiantes no se manifiestan porque haga calor. No, contra la metereología no pueden luchar. Ellos reivindican tener unas condiciones saludables en las aulas. 

     ¿Trabaja usted a más de 30 grados en su despacho? Yo le puedo asegurar que el aula de mi hijo debe ser la representación, nada metafórica, del Infierno. Morirme quise cuando el primer día de clase su tutora nos convocó a los padres en el aula.

    Ni diez minutos estuvimos allí y estuvo a punto de darme una lipotimia. El aula de mi hijo debe ser el paraíso para las bácterias y microbios. Ahora que lo pienso podría servir como sala fermentadora, las masas para el pan deben subir en un pis pas. 

    Ironía, sí ironía es la única manera que se me ocurre para hablar de las condiciones insalubres del aula. ¿Cómo se puede tener a 25 niños de 4 años en esas condiciones? ¿Cómo se puede tener a 25 niños de 4 años en un aula cuya temperatura no baja de los 30º?

    No, no podemos luchar contra las temperaturas del exterior, pero sí podemos tener aulas en condiciones. Los niños pasan más horas en el colegio que en sus casas, los niños deberían sentirse allí como en casa. ¿Cómo va a querer un niño de 4 años ir al colegio cuando se está en esas condiciones?

   No, señora Cospedal, los alumnos valencianos reividican aulas en condiciones y, eso no es tener que ir en bañador, chanclas y un abanico en la mano.

Besitos Avainillados

lunes, 8 de septiembre de 2014

Crucilda, la princesa pirata.

No hay comentarios:
El post de  hoy es un post especial. Hoy es el cumpleaños de la "amiga para toda la vida" de mi piojo y para ella es este cuento...

Crucilda, la princesa pirata

Érase una vez que se era en un reino muy pero, que muy cercano, vivía una ávida e intrépida princesa pirata, que siempre estaba dispuesta a vivir mil y una aventuras. Crucilda, así era conocida en el imaginario mundo de los cuentos, aquella mañana se había levantado con una alegría especial. Nada más levantarse se asomó a la ventana de su castillo, el sol brillaba en un impresionante cielo azul. Era increíble no ver ninguna nube, pues, apenas horas antes los rayos dividían el cielo en dos mitades. Dos mitades que le recordaba que su reino también estaba así, separado en dos, pero el  corazón de Crucilda sabía que a pesar de todo, a pesar de aquella fractura, ella siempre uniría aquellas dos mitades porque aquella piratilla, un tanto granujilla (como todos los piratas) era lo mejor que había ocurrido en su muy cercano reino.
Crucilda soñaba con ser bailarina, hada y, por supuesto, princesa…Bueno, bueno, princesa ya era… Eso sí, al mismo tiempo en ella afloraba su alma guerrera: disfrutaba viviendo aventuras piratiles junto a su “amigo para toda la vida” el pirata piojo y su fiel escudero canino. Sí, junto a ellos, las aventuras se vivían a pares, piratas, guerreros, caballeros, princesas, hadas, bailarinas, duendes, gnomos y un sinfín de seres mágicos convivían en sus juegos.
Una nueva sonrisa volvió a aflorar en los labios de Crucilda, sí, no había duda, había oído bien, “el cumpleaños feliz” resonaba a su alrededor.
―¡Había olvidado que hoy es mi cumpleaños! ―exclamó Crucilda nada más oír la canción.
―¡A desayunar! ―oyó tras los besos de felicitación.
Crucilda rezongó un poco antes de sentarse a la mesa. Contempló la taza con detenimiento. Sí, Crucilda era una princesa maravillosa, una increíble bailarina, una dibujante magnifica y, maneja con destreza la espada, sin embargo, al igual que su amigo de aventuras el pirata Piojo, le daba pereza comer.
Uff…sus padres tenían que llenarse de paciencia en comidas y cenas porque su apetito no terminaba de llegar. Crucilda removió la leche fijamente mientras escuchaba nuevamente: “bébete la leche” y se dio cuenta que aquel no era un cumpleaños cualquiera. No, era un cumpleaños especial porque ya cumplía ¡toda una mano! Sí, ya tenía cinco años y aquel año haría el último curso de infantil. Sí, igual ya había llegado el momento de cumplir el deseo de sus padres y comer sin rechistar…Crucilda cogió la taza, mientras bebía la deliciosa leche pensaba: “sí, voy a hacer felices a mis papis. ¡Me comeré siempre toda la comida! Bueno, siempre…siempre no, igual algún día dejo algo porque no me gusta…”
Y colorín colado este cuento ha terminado y el que no levante el culete ¡¡¡se le queda pegado!!!
Besitos avainillados

miércoles, 3 de septiembre de 2014

¡Nos Vamos al Cole! : Jornada Continua,¿sí o no?

3 comentarios:
     
       Ahora que estamos de lleno en el cole me planteo si es mejor la Jornada Continua o Partida. ¿Cuál de las dos es mejor para los niños? ¿Cuál de las dos nos permite a los padres poder respirar y cumplir con nuestras obligaciones laborales al tiempo que disfrutar de la vida familiar? ¿Cuál nos permitiría a los padres poder conciliar el mundo laboral y familiar? ¿Cuál es mejor para el rendimiento académico de los niños?

martes, 2 de septiembre de 2014

Nos Vamos al Cole : Las Mochilas.

4 comentarios:

Las Mochilas

No, no es algo que haya descubierto este año. Ya hacía tiempo que me había fijado en ello. ¿En qué? En que un alto número de nuestros escolares llevan mal la mochila. Y no, no hablo del peso que llevan en ellas porque tengo claro que ahora el contenido es más ligero que cuando yo iba al cole. Hace dos días y medio de eso, je je je.

Ahora en serio. ¿Se han fijado en lo mal que llevan los críos las mochilas? Cada mañana de camino al cole me fijo en adolescentes, preadolescentes y niños. Pocos, verdaderamente, muy pocos son los que hacen un uso correcto de ellas.

Por un lado están los que eligen la mochila porque es la que está de moda y no porque sea realmente buena para llevar el peso de la sabiduría en la espalda. Los adolescentes y preadolescentes rara vez llevan las mochilas bien sujetas a los hombros, de normal las llevan colgando por debajo del culete. Eso a la larga se transforma en dolores de espalda.

Los más peques tampoco se salvan de los errores de transporte. Están los peques que la llevan igual que los anteriores, luego están los que llevan las famosas mochilas con ruedas (yo, particularmente, las odio a muerte) y luego los que no las llevan sino las cargan sus padres o abuelos. ¡HE VISTO ABUELOS CARGANDO CON LAS MOCHILAS DE UN PAR DE NIETOS! Eso tampoco es permisible. Hemos de educar a nuestros hijos a hacerse responsables de sus cosas y llevar la mochila es una de ellas.

El Piojo lleva él su mochila correctamente colocada a la espalda, ¡faltaría más siendo hijo de boyscout! Tiene bien claro que la mochila es suya y la ha de llevar él. En alguna ocasión, como el pasado viernes, intenta que la lleve yo pero salvo  que lo vea realmente cansado le explico que es suya y no pone pegas, je je je, entre otras cosas porque ni de broma la dejaría atrás ¡Por dios es la súpermochila de ToyStory regalo de Santa Claus!

Sea como sea, lo verdaderamente importante de esto es fijarnos como llevan la mochila nuestros pequeñajos e intentar ir corrigiendo los malos hábitos. Sus espaldas lo agradecerán.

Besitos Avainillados

lunes, 1 de septiembre de 2014

Consejos para el calzado infantil.

1 comentario:


CLINICA PODOLOGIA ESCOTO. C/ RIO BESOS 4 BAJO.VALENCIA ZONA MALILLA 96 2067182 –672404042

www.clinicaescoto.wix.com/clinica - CONTACTO: clinicaescoto@gmail.com

          Con la vuelta al cole y pronto el cambio de estación se hace inevitable una compra: zapatos. He de reconocer que los zapatos son mi gran debilidad, pero de la misma manera que me encantan no compro por comprar. Prefiero tener un par bueno, que 15 pares malos. Siempre he sido de la opinión que una camiseta puede ser de mejor o peor calidad pero los pies son nuestra columna así que el plástico debe estar lejos de ellos. No sé si es coherencia o ser nieta de zapatero, pero cuando entro en una zapatería mi nariz me dice: "aquí sí o aquí no".

     Y si nosotros como adultos debemos cuidarnos los pies a los peques más aún, ellos están creciendo, se están formando y hemos de ser más cuidadosos con ellos.  Así que pensando en los pies de Mi piojo y de todos los Piojos, Gusanos, Bichitos, Pececitos, Lagartijillas...del mundo contacté con un amigo entendido en los pies.Entendido no por fetichista, je je je, sino por ser Podólogo. ¿Quién mejor que él para decirme unos cuantos consejillos a tener en cuenta a la hora de comprar los zapatos para los reyes de la casa?

miércoles, 4 de junio de 2014

Cuatro años...

2 comentarios:

Hace hoy cuatro años que mi vida cambió. Cuatro años que me han parecido cortos y largos al mismo tiempo. Hace cuatro años comenzaban mis prácticas en la profesión más bonita y difícil del mundo: la maternidad. Lo bueno de esta carrera es que te gradúas junto a esa cosita que te roba el corazón desde el mismo momento en el que escuchas sus latidos por primera vez. 

Cuatro años de noches sin dormir, de llantos, vómitos, fiebres, varicelas... Cuatro años de evolución, crecimiento, risas, besos, juegos, abrazos... Cuatro años disfrutados. Cuatro años compartidos. Cuatro años en los que la paciencia se convierte en infinita, ¡Santa paciencia! Cuatro años en los que he escuchado de todo : "no lo hagas así"," mi hijo lo hacía de esta manera" , "¡Qué no ha dejado el pañal! Fulanito a su edad...", "¿Lo vas a mandar a la guarde?", "Dale el bibe" ... ¿Qué les voy a contar que no hayan vivido en carne propia? Cuatro años en los que he aprendido a escuchar y quedarme con lo que me interesaba, el resto me he puesto mucho aceite por el cuerpo, que además de hidratar la piel hace que todo resbaleeeeee...

Estos cuatro años me han traído de todo. Cosas buenas y otras no tanto. Digo no tanto y no malas porque siempre me quedo con el lado positivo, malo sería lo contrario. Lo más importante, me ha traído a mi piojo y a su colega canino: Gabo II. Me ha dado un Comando : Mi Comando Piojo. 

Cuatro años en los que he cambiado estar sentada frente a un ordenador en una fría oficina por estar en un ordenador creando ilusiones. Cuatro años en los que he comprobado en carne propia que ser mujer, madre y profesional en este país sigue siendo una utopía. Una utopía por la que luchar y convertirla en realidad. 

Cuatro años en los que lo he visto caminar, tropezar, caerse y levantarse. Cuatro años en los que le he oído decir: Papá, Mamá, Gabo... luego vinieron muchas palabras pero esas fueron sus tres primeras y se las pude oír antes que nadie. 

Cuatro años que son sólo el principio de una vida a la que le quedan muchas experiencias, lágrimas, risas, fiestas, abrazos y aprendizajes... ¡Feliz cumple Piojo!

Besitos Avainillados

martes, 3 de junio de 2014

¡Reivindico mi cama!

6 comentarios:
  
 No, no, no y mil veces no. Lo siento pero no puedo. Reivindico el derecho a tener mi cama propia. Sé que muchas familias están a favor del colecho y lo respeto, aunque no lo comparto. Además admiro a esos padres que comparten cama con sus hijos. ¿De verdad todos duermen plácidamente en paz y armonía? ¿Tienen una cama o un campo de fútbol?

   Mi cama es de dos metros de largo por uno cincuenta de ancho y anoche estuve a un tris de terminar en la cama del colega canino. He pasado toda la noche al borde del precipicio. ¿Saben lo que es pasar toda la noche manteniendo el equilibrio para no caerte? ¿Saben lo que es pasar toda la noche reivindicando un pedacito de tu propia almohada? ¿Saben lo que es levantarse con el cuerpo helado porque alguien ha decidido que si él tiene calor tú también?No, no me digan que no. No me lo creo yo. Yo no soy la única que ha vivido esta situación, de eso estoy segura. 

    Eran las dos de la mañana, llevaba una hora durmiendo a pierna suelta,  cuando el piojo se coló en nuestra cama. Infructuosamente intenté llevarlo a la suya pero perdí la batalla. La batalla y la guerra... Y justo a las dos de la mañana comenzó mi calvario... mi penitencia, bueno, nuestra porque yo dormí en el precipicio pero papá piojo se llevó todas las patadas. Hoy debe llevar marcado un 29 de pie en la espalda, je je je. ¡¡¡Me río por no llorar!!!

   El piojo y "cojín cojín"(un cojín que ahora mismo lleva más mierda, perdón, que el palo de un gallinero y en represalia he secuestrado y voy a meter en la lavadora tras pasar por la lejía, ja ja ja ja) decidieron colarse en nuestra cama. No sólo colarse sino apoderarse a la fuerza de nuestro colchón, de nuestras sábanas, de nuestro sueño... haciéndose amos y señores de la que otrora fuera nuestra cama, cama de dos, que no ¡¡¡de tres!!!

    A las tres de la mañana pensé en fugarme a tierra de nadie, al sofá, o conquistar los terrenos abandonados, la cama del piojo, pero soy débil de corazón y sabía que si levantaba la frontera el piojo acabaría en la cama de Gabo. 

     No, no quieran preguntarme si sentía pena por el piojo y su caída o por la invasión de la cama canina porque igual alguna me llamaría: ¡mala madre! Je je je...

       Conclusión, hoy estoy muriéndome de sueño y con la impresión de haber dormido en el borde de un río a punto de ser devorada por los cocodrilos si caía de mi huequecillo. Esa es la primera, la segunda: esta misma tarde monto un referemdum en casa, en el que se decidirá si están permitidas las invasiones nocturnas o no y sé quienes tenemos mayoría, ja ja ja ja, pero también sé a quién le va a dar igual los resultados...

Besitos Avainillados y Adormilados