viernes, 11 de abril de 2014

Conversaciones con el Piojo: Estás equivocada, mamá.


            Ayer de camino al colegio por la mañana el piojo estuvo cotilleando, para no variar, en el césped. Le gusta ver las gotas de rocío en la hierba, buscar las raíces de los árboles y observar bichos varios. Cotilleando encontró un par de caracoles que se paseaban plácidamente por la hierba. Al salir del cole se acordó de ellos y pasó esto:


_Mamá, vayamos por el césped.
_No, no podemos ir por el césped. Fíjate que están regando. ¿No ves los aspersores en marcha?
_Sí, tienes razón, mamá.

    Seguimos caminando y él bla bla bla sin parar. Entonces vemos a un chico paseando por un tramo del césped, que no regaban.

_Mamá, mira, ese chico va por el césped.
_Sí.
_Va a pisar a los caracoles.
_Pobres caracoles, los escachará.
_Mamá, no los va a escachar. ¿Acaso no sabes que los caracoles tienen una concha protectora?
_Claro, claro, había olvidado su concha._contesto entre risas._¿Conoces a otro animal que tenga concha?
_Sí, espera...uhm...mamá, no sé. Dime tú.
_La tortuga.
_Claro, la tortuga.

           De pronto el piojo se para y me mira...

_Estás equivocada, mamá. La tortuga no tiene concha sino caparazón. ¿O no lo sabías?

         Ups, ¿cómo pude pensar que mi hijo no iba a saber la diferencia entre una concha y un caparazón? Seguimos el trayecto hablando de hormigas y osos hormigueros de lenguas largas...

Besitos Avainillados



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡¡¡El Comando piojo te da las gracias por tus comentarios!!!